Síguenos:

Estados unidos

EEUU aguarda un sábado con miles de manifestantes a favor del aborto legal

Publicado

on

Miles de manifestantes salen este sábado a las calles de Estados Unidos para defender el derecho al aborto, amenazado por la Corte Suprema, que parece dispuesta a rever su histórica decisión de 50 años atrás.

Las protestas programadas de costa a costa llegan como respuesta a un borrador de fallo final filtrado en medios en el cual la Suprema Corte de Estados Unidos, de mayoría conservadora, estaría considerando derogar la decisión del emblemático caso «Roe vs. Wade», que en 1973 garantizó el acceso legal al aborto en todo el país.

«Manifestamos hoy para decirlo alto y claro: no toquen nuestros cuerpos», tuiteó el sábado Women´s March, una de las organizaciones detrás de esta gran jornada de acción.

Unas 450 concentraciones están previstas en todo el país, incluidas grandes marchas en Washington, Nueva York, Chicago, Austin y Los Ángeles.

En la capital, la manifestación comienza a las 14H00 hora local (18:00 GMT) y se dirigirá a la sede del tribunal supremo. Los organizadores esperan al menos unas 17.000 personas.

«A lo largo del país, algunos políticos están tratando de tomar decisiones por nosotras y sobre nuestros cuerpos», dice una petición del movimiento Bans Off Our Bodies (Fuera Prohibiciones de nuestros cuerpos), organizado por grupos como Planed Parenthood y Women’s March.

«No dejaremos que las prohibiciones al aborto que avanzan en el país pongan nuestras vidas y futuros en riesgo, y no nos callaremos mientras sea arrebatado nuestro derecho fundamental a tener el control de nuestros cuerpos», subraya.

Si se anula el fallo de 1973 «será horrible», dijo a la AFP Linda Coffee, que en su momento representó a Jane Roe y que hoy fustiga a una «minoría muy vociferante» de opositores al aborto.

La filtración del borrador de la Corte Suprema, que aún no es definitivo, ha desatado la ira respecto al posible retroceso en los derechos relativos al procedimiento con miras a las cruciales elecciones de medio término de noviembre, en las que el control de ambas cámaras del Congreso estará en juego.

«Todos perdemos»

Los gobernantes demócratas han impulsado medidas para codificar los derechos del aborto en leyes federales, un intento por debilitar a los republicanos en un tema profundamente divisivo previo a las elecciones.

La Ley de Protección a la Salud de las Mujeres aprobada por la Cámara de Representantes (baja) asegura el derecho al personal de la salud a realizar abortos y el derecho a los pacientes de usufructuarlo.

Sin embargo, los republicanos que operan en el Senado de Estados Unidos se negaron votar la medida al comienzo de esta semana.

El resultado legislativo no se corresponde con la opinión de los estadounidenses en general: en un nuevo sondeo de la publicación de periodismo político Político y la firma Morning Consult el 53% de los votantes dicen que la «Roe vs. Wade» no debe derogarse, tres puntos porcentuales más que la semana pasada, mientras 58% considera importante votar por un candidato que respalde el acceso al aborto.

Los estados controlados por los republicanos ya han dado pasos para restringir los derechos abortivos en los meses recientes, y derogar la normativa de 1973 les daría mayor libertad para restringir o prohibir el procedimiento clínico.

«Todos perdemos si la Roe es derogada», tuiteó la directora ejecutiva de Women’s March, Rachel O’Leary Carmona.

«Incluso aquellos en pequeños pueblos conservadores como el mío en Texas que están agradecidos por el aborto que sus esposas tuvieron durante un embarazo que ponía en riesgo sus vidas, o quienes temen que sus nietas no puedan acceder a un aborto si sufrieran violación», alegó.

Una nueva actitud en el mundo económico

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, también advirtió sobre «consecuencias económicas muy dañinas» si se socava el «derecho de las mujeres a decidir cuándo y si quieren tener hijos».

Para los progresistas, el apoyo podría provenir también del mundo económico. Cada vez más empresas, que durante mucho tiempo evitaron este tema, se están posicionando por el derecho al aborto con el surgimiento de una nueva generación de líderes.

El tema siempre ha despertado el activismo, pero la filtración de la evaluación de la Suprema Corte ha provocado un repunte en las manifestaciones.

Las protestas, en su mayoría pacíficas, desataron críticas desde filas republicanas acerca de los derechos a la privacidad de los miembros de la Corte, mientras los activistas responden señalando los años de violentas protestas afuera de clínicas de aborto y de las casas de médicos que proveen el procedimiento.

Y muchos han citado la decisión pendiente de la Suprema Corte como una invasión todavía mayor a la privacidad.

«No puedes quitarme la autonomía sobre mi cuerpo y luego disfrutar tu sábado en casa. Haces una cosa o la otra», dijo Nikki Enfield, una de las manifestantes, a una cadena local afiliada a CBS.

Comparte esta noticia!

Estados unidos

Píldoras para interrumpir el embarazo, la próxima gran batalla en EEUU

Publicado

on

Tuvo que salir dos veces del estado, recorrer carreteras heladas y sortear una cantidad de leyes estatales para conseguir pastillas para abortar el año pasado.

Para las mujeres como esta joven de 32 años de Dakota del Sur que desean abortar, estas odiseas, junto con el envío de píldoras por el correo, serán más importantes si la Corte Suprema anula el derecho a interrumpir el embarazo y deja esa decisión en manos de los estados, como plantea una opinión preliminar de los jueces.

La mujer, que habló a condición de no ser identificada por temor por su seguridad, dijo que las píldoras para abortar le permitieron interrumpir un embarazo inesperado y de alto riesgo, y seguir dedicándose a los dos hijos que ya tenía.

Pero activistas y políticos opuestos al aborto dicen que tratarán de prohibir esos viajes a otros estados, las consultas con médicos a la distancia y el envío de píldoras por correo.

“El tema del aborto lo decidirán las medicinas para abortar”, afirmó Mary Ziegler, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal de la Florida especializada en el derecho reproductivo. “Será la batalla que decidirá hasta qué punto se puede hacer cumplir una prohibición de abortar”.

El uso de pastillas para abortar ha ido en aumento en Estados Unidos desde el 2000, en que la Administración de Alimentos y Medicinas (más conocida por sus siglas en inglés, FDA) aprobó mifepristone, la principal medicina para inducir un aborto.

Más de la mitad de los abortos que hay en Estados Unidos son causados por píldoras, según el Instituto Guttmacher, un grupo de estudios que apoya el derecho a abortar.

El año pasado la FDA dejó sin efecto la orden de que las mujeres debían recoger en persona sus píldoras para abortar. Ahora se permite su envío por correo a todo el país.

Cuando la mujer de Dakota del Sur descubrió que la única clínica que ofrece abortos en el estado no podía programarle una cita para recetar la pastilla dentro de los plazos establecidos, descubrió que había un servicio digital llamado Just the Pill, que le recomendó ir a Minnesota para una consulta telefónica con un médico. Una semana después regresó a Minnesota para recoger las pastillas.

Tomó la primera de inmediato, en su auto, y lloró en el viaje de vuelta.

“Sentí que había perdido un embarazo”, relató. “Quiero a mi esposo y a mis hijos. Sabía exactamente de lo que tenía que despedirme y fue algo horrible”.

Dakota del Sur es uno de varios estados, incluidos Texas, Kentucky, Arkansas, Ohio, Tennessee y Oklahoma, en los que los republicanos han tomado medidas para restringir el acceso a las pastillas para abortar en los últimos meses. La gobernadora de Dakota del Sur Kristi Noem dijo que hacen falta más visitas en persona para recoger las pastillas y prohibir su envío por correo para proteger a las mujeres y salvar a “los niños que no han nacido”. Diecinueve estados exigen que un médico esté presente cuando se entregan las píldoras a una paciente.

Además de buscar píldoras en otro estado, las mujeres también pueden ordenar pastillas en el exterior a través de la internet, según Greer Donley, profesora de la Facultad de Leyes de la Universidad de Pittsburgh. Algunas mujeres consiguen pastillas para abortar recetadas en estados sin restricciones al aborto.

“Permite a alguien tener un aborto sin la intervención de un proveedor. Va a ser mucho más difícil para los estados controlar el acceso al aborto”, dijo Donley.

Sue Leibel, directora de políticas estatales de la Susan B. Anthony List, una prominente organización que se opone al aborto, admitió que ese es un tema que inquieta a los legisladores republicanos.

“Es una nueva frontera. Los estados están viendo cómo hacen cumplir sus leyes” que restringen el acceso a las pastillas, señaló Leibel. “Siempre digo que, si cierras la puerta del frente, las pastillas vendrán por la de atrás”.

Leibel considera que no hay que juzgar a las mujeres que quieren abortar y plantea que se castigue en cambio a las farmacias, organizaciones y clínicas que ofrecen las pastillas para abortar. Dice asimismo que los opositores al aborto deberían elegir un candidato presidencial que se comprometa a anular la decisión de la FDA sobre las píldoras para abortar.

Donley teme que los legisladores estatales la emprendan ahora contra las mujeres que buscan las pastillas. De hecho, una comisión de la cámara baja de Luisiana aprobó el miércoles un proyecto que despeja el camino para que se acuse de homicidio a las mujeres que quieran interrumpir su embarazo y las personas que las asistan.

“Muchos legisladores contrarios al aborto pueden llegar a la conclusión de que la única forma de hacer cumplir estas leyes es llevar a juicio a las mujeres” que quieren interrumpir su embarazo, señaló Donley.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas

EEUU sopesa una apelación para salvar su mandato de mascarillas en transporte

Publicado

on

El Departamento de Justicia de EE.UU. anunció este martes que esperará a recibir más instrucciones por parte de las autoridades sanitarias para decidir si apela un fallo judicial que anuló la orden de llevar mascarilla en los transportes públicos en el país.

En un comunicado, el Departamento de Justicia dijo que solo apelará la decisión de una jueza federal de Florida si los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) concluyen que el mandato de llevar cubrebocas en aviones, trenes, autobuses y otras formas de transporte público sigue siendo «necesario para la salud pública».

Este lunes, la jueza Kathryn Kimball Mizelle, nominada por el expresidente Donald Trump para una corte federal en Tampa (Florida), consideró que los CDC se habían «excedido en su autoridad legal» al ordenar el uso de mascarillas.

Como resultado, las autoridades y aerolíneas de Estados Unidos dejaron de inmediato de obligar a llevar cubrebocas a bordo de aviones y otros medios de transporte público, así como en aeropuertos y estaciones.

Los CDC siguen recomendando «que la gente continúe llevando mascarillas en lugares cerrados relacionados como el transporte público», pero ya no pueden obligar a ello, según la Casa Blanca.

Dicha agencia de salud pública había extendido el pasado 13 de abril y por dos semanas más, hasta el 3 de mayo, el uso obligatorio de mascarillas en todas las redes de transporte público, debido al rebrote de la pandemia de COVID-19 causado por la subvariante BA.2.

El Departamento de Justicia dejó claro este martes que está en desacuerdo con la decisión de la jueza de Florida y que los CDC también lo están, pero descartó una apelación inmediata para tratar de que un tribunal superior restaure el mandato de mascarillas.

En cambio, el Departamento de Justicia dijo que esperará a que los CDCconcluyan una «evaluación» que están haciendo sobre «las condiciones actuales de salud pública» antes de apelar.

Cuando extendieron el mandato de las mascarillas hasta el 3 de mayo, los CDCexplicaron que necesitaban ese tiempo para comprobar si esa orden seguía siendo importante para contener la pandemia en el país, y que si concluían que ya no hacía falta, le pondrían fin pasado ese plazo.

El Departamento de Justicia indicó que si, después de esa evolución, los CDC«concluyen que sigue siendo necesaria una orden obligatoria para la salud pública», el Gobierno estadounidense «apelará la decisión» de la jueza de Florida.

Añadió que considera que ese mandato es «un ejercicio válido de la autoridad que ha dado el Congreso a los CDC para proteger la salud pública», pero dejó en manos de esa agencia la posibilidad de luchar para salvar el mandato.

Algunos defensores del mandato de mascarillas advirtieron que apelar la decisión de la jueza podría ser contraproducente, porque los tribunales superiores tienen mayorías conservadoras y podrían emitir fallos que constriñan la autoridad de los CDC en el futuro.

«Es tentador apelar, porque esta decisión es ridícula, pero tenemos que preservar la capacidad de los CDC de actuar por si tenemos un gran brote de casos en otoño o invierno», dijo el exasesor de la Casa Blanca sobre covid-19, Andy Slavitt, al diario The New York Times.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, evitó hablar este martes de una posible apelación del fallo y se limitó a indicar que son los viajeros quienes deben decidir si llevan o no mascarilla en el transporte público. EFE

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas