Síguenos:

Salud

La hepatitis: ¿Cómo se contagia y cómo prevenirla?

Publicado

on

Ante las detección de casos de hepatitis infantil aguda, de origen desconocido, en más de 10 países, reportados por la Organización Mundial de la Salud ( OMS) y el llamado que hace la Sociedad Dominicana de Pediatría para que los pediatras estén y vigilantes,  en este artículo se explica qué es la enfermedad, los síntomas y forma de contagio.

Las informaciones son extraídas del portal de la OMS en el capítulo de la hepatitis.

La hepatitis la define como una inflamación del hígado que puede causar una serie de problemas de salud y puede ser mortal. Las cinco cepas principales del virus de la hepatitis son las de los tipos A, B, C, D, y E.

Si bien todas ellas causan enfermedad hepática,  se diferencias en aspectos importantes, sobre todo en los modos de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de prevención@.

La hepatitis B y C  son la causa más común de defunciones relacionadas con cirrosis hepática, cáncer y hepatitis viral. Se estima que, en todo el mundo, 325 millones de personas sufren hepatitis B y/o C, y para la mayoría de ellas las pruebas y el tratamiento siguen siendo inaccesibles.

Prevención con vacunas

La OMS explica que la vacunación previene algunos tipos de hepatitis y estima que al 2030 se podrían prevenir unos 4,5 millones de defunciones prematuras en países de ingresos bajos y medianos, mediante vacunación, pruebas de diagnóstico, medicamentos y campañas de educación.

“La estrategia mundial de la OMS contra las hepatitis, aprobada por todos los Estados Miembros de la OMS, tiene por objetivo reducir en un 90% las nuevas infecciones y en un 65% las defunciones por hepatitis entre 2016 y 2030”.

Los síntomas más comunes

En su portal la OMS dice que muchas personas con hepatitis A, B, C, D o E tienen solo síntomas leves o ningún síntoma en absoluto. Sin embargo, cada forma del virus puede desencadenar síntomas más graves.

Los síntomas de las hepatitis A, B y C pueden incluir fiebre, malestar, pérdida del apetito, diarrea, náuseas, malestar abdominal, orina oscura e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

“En algunos casos, el virus también puede causar una infección crónica del hígado que, ulteriormente, puede evolucionar hacia una cirrosis (cicatrices permanentes en el hígado) o cáncer de hígado. Esos pacientes corren riesgo de muerte”.

La hepatitis D solo se desarrolla en personas infectadas previamente con hepatitis B; no obstante, la infección doble con los tipos B y D puede desarrollar una forma más grave y dar lugar a peores resultados sanitarios, entre ellos una evolución más rápida de la cirrosis. El desarrollo de hepatitis D crónica es raro.

La hepatitis E comienza con fiebre leve, disminución del apetito, náuseas y vómitos durante varios días. Algunas personas también pueden sufrir dolor abdominal, escozor (sin lesiones cutáneas), erupción en la piel o dolor articular. También pueden experimentar ictericia, orina oscura y heces pálidas, así como un hígado levemente agrandado y blando (hepatomegalia) y, en ocasiones, insuficiencia hepática aguda.

Destaca que existen vacunas seguras y eficaces disponibles para prevenir la infección con el virus de la hepatitis B. Esas vacunas también previenen el desarrollo de la hepatitis D y, aplicada en el momento del parto, reduce enormemente el riesgo de transmisión de la madre al niño.

Tratamiento para la hepatitis

La OMS establece que infección crónica de tipo B se puede tratar con agentes antivirales y que el tratamiento puede retrasarla previamente de la cirrosis, reducir la incidencia del cáncer de hígado y mejorar la supervivencia a largo plazo. Solo una parte de las personas con infección crónica por hepatitis B necesitarán tratamiento. También existe una vacuna que previene infecciones por hepatitis E, aunque en la actualidad no está ampliamente disponible.

Destaca que no hay tratamientos específicos para las hepatitis B y E, que por lo general no suelen requerir hospitalización. Se recomienda evitar medicamentos innecesarios debido a los efectos negativos sobre la función hepática provocados por esos medicamentos.

El virus de la hepatitis C puede provocar enfermedad aguda y crónica. Algunas personas se recuperan por sí solas; otras desarrollan una infección o diferentes complicaciones que ponen en peligro sus vidas, por ejemplo, cirrosis o cáncer. No hay vacunas para la hepatitis C.

Los medicamentos antivirales pueden curar más del 95% de los casos de hepatitis C, con lo que se reduce el riesgo de defunción por cirrosis y cáncer del hígado, pero el acceso a los medios diagnósticos y al tratamiento sigue siendo limitado.

El virus de la hepatitis A es muy común en países de ingresos bajos y medianos debido a las limitaciones de acceso a fuentes fiables de agua potable y el mayor riesgo de contaminación alimentaria. Existe una vacuna disponible para prevenir la hepatitis A. La mayor parte de las infecciones con el virus de la hepatitis A son leves, y la mayoría de las personas se recuperan plenamente y desarrollan inmunidad contra futuras infecciones. Sin embargo, aunque es poco común, esas infecciones pueden ser graves y poner en peligro la vida, debido al riesgo de insuficiencia hepática.

Comparte esta noticia!

Destacadas

Cedimat y el Hospital Metropolitano de Santiago retoman medidas contra el COVID-19

Publicado

on

Ante la “ligera elevación” de los casos COVID-19 admitida por las autoridades de Salud Pública recientemente, el Centro de Diagnóstico Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat) dispuso la obligatoriedad del uso de mascarilla al acudir a ese centro.

También el Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS) informó a su personal médico y administrativo que deben retomar “todas las medidas de restricciones” para protegeré a los usuarios de esa clínica. La disposición es únicamente para sus colaboradores.

Después de varios meses reportándose casos por debajo de los 40, en la semana que concluye los boletines de la Dirección General de Epidemiología, de Salud Pública, reporta sobre los 70 contagios diarios, aunque ayer viernes solo fueron 63.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Salud

Cáncer de ovario: Guía básica de lo que debes saber sobre este mal silencioso

Publicado

on

Este ocho de mayo se celebra el Día Mundial del Cáncer de Ovario, una fecha establecida para concientizar sobre este mal que ataca a las mujeres.

Con motivo a la fecha, compartimos datos que debes saber sobre este tipo de cáncer, explicado por las doctoras Madeline Quezada, ginecóloga y oncóloga del Hospital Francisco Moscoso Puello; y Claridania Almánzar, quien es encargada del departamento de ginecología del mencionado centro de salud:

1.         Es un tumor maligno que afecta a los ovarios y las trompas de Falopio.

2.         Se origina fundamentalmente en las trompas de Falopio y por esto las féminas que padecen esta enfermedad también sufren de la misma patología en las trompas.

3.         No existen causas o actos que ocasionen el cáncer de ovarios… aunque no existan causas específicas sí existen patrones que pueden determinar en cáncer. También puede ser heredado genéticamente.

4.         Este cáncer se produce en la edad promedio de 63 años, pero también suele aparecer en edades muy tempranas, antes de que las niñas tengan su primera menstruación.

5.         Si el cáncer se diagnostica temprano las mujeres tienen una capacidad de vida hasta de un 90 %, pero si se diagnostica tarde las capacidades de vida desciende a 40 %, por esto es tan importante que las mujeres se hagan su chequeo ginecológico anual.

6.         Las especialistas explicaron que el gran problema de este tipo de cáncer, es que no tiene nada que lo provoque, sino que aparece espontáneamente, a diferencia del cáncer de pulmón que es causado por fumar, la patología en los ovarios no tiene razón de ser.

7.         El 75 % de las mujeres que tienen cáncer de ovario no adquirió la enfermedad por genética, es decir, que estos casos aparecen de manera ocasional.

8.         Este tipo de cáncer no se puede prevenir y es difícil de tratar, ya que los especialistas se dan cuenta de esta enfermedad cuando está en una etapa muy avanzada en la cual el tratamiento es casi nulo.

9.         El cáncer de ovarios es la cuarta causa de más muertes en mujeres del mundo.

10.       Bajar de peso, cambiar la alimentación, hacer ejercicio físico y aprender a mejorar el estrés ayudan a prevenir este cáncer.

11.       Acudir al ginecólogo y hacerse los chequeos de rutina va a ayudar a que las mujeres puedan mantener un control.

Signos y síntomas del cáncer de ovario

Según las especialistas, los síntomas de esta enfermedad son tan variados y a la vez tan comunes que el diagnóstico se hace de manera tardía.

Dentro de estos signos se encuentran los trastornos gastrointestinales, el crecimiento del abdomen, la sensación de plenitud luego de comer, la urgencia al momento de orinar, el  estreñimiento, y otros.

“Las pacientes cuando tienen estos síntomas en vez de ir al ginecólogo van gastroenterólogo, porque creen que es un problema del estómago y esa es la razón porque la mortalidad de las mujeres que padecen este cáncer es tan elevada, ya que la enfermedad se diagnostica muy tarde”, explica la doctora Almánzar.

El diagnóstico es igual de complejo, porque los ginecólogos solo pueden asegurarse de que esta es la patología que el paciente padece con una biopsia del órgano afectado.

Tratamiento

Aunque no existen medicamentos para tratar el cáncer de ovarios, las especialistas destacan que  existe una cirugía que se basa en extirpar el órgano reproductor femenino, luego de esta cirugía se procede con la quimioterapia para eliminar las células cancerígenas.

“Todos los pacientes tienen acceso a la cirugía para tratar el cáncer de ovarios porque está disponible en todos los centros médicos del país”, dijo Almánzar. En cambio, la quimioterapia es un tratamiento costoso que solo está disponible en hospitales especializados.

Además dicen que se ha demostrado que existen factores protectores para que las mujeres tengan un menor riesgo de sufrir cáncer de ovarios: el embarazo, los métodos anticonceptivos orales y la lactancia.

El cáncer de ovarios al igual que todos los cánceres puede repetir y según las especialistas la mayoría de las pacientes que presentaron cáncer una vez vuelven a repetirlo si no se someten a la operación.

Las botellas no son una cura

En República Dominicana existe la creencia de que beber “pócimas” y mezclas de hojas en botellas puede curar el cáncer. “Las botellas no ayudan a la condición de salud de las mujeres, sino que la empeoran”, dice la doctora Quezada.

Las especialistas detallan que los ingredientes que son utilizados en algunas de las botellas que las  féminas ingieren con el objetivo de limpiar, pueden incluso crear células cancerígenas o causar otras enfermedades o patologías en las mujeres.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas