Síguenos:

Destacadas

El colapso en el puerto de Los Ángeles hace tambalear a EE.UU.

Publicado

on

El fuerte incremento de las compras en línea durante la pandemia y la falta de transportistas y camiones han provocado el caos en las terminales de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, los dos más importantes del país, que ahora buscan estrategias para resolver un colapso sin precedentes.

La cercanía de las fechas navideñas ha puesto los problemas de la cadena de suministro de EE.UU. en el punto de mira de millones de personas, que no se explican cómo una potencia de tal calibre tiene paralizadas sus vías de entrada de productos, mayoritariamente procedentes de Asia.

El epicentro de este problema se encuentra en los puertos vecinos de Los Ángeles y Long Beach, por donde entra el 40 % de los contenedores a Estados Unidos, y que se han convertido en la representación gráfica de la preocupante paralización del abastecimiento estadounidense.

Solo hace falta pasear por las zonas costeras de la megápolis angelina para darse cuenta de las largas colas de enormes cargueros que fondean frente a estos dos muelles a la espera de poder atracar y descargar sus mercancías, una tarea que puede demorar ahora hasta doce días, según datos facilitados a Efe por el puerto de Los Ángeles.

COLAS DE DIEZ HORAS EN LOS PUERTOS

Esperando esas mercancías y productos en tierra firme están cientos de transportistas al día, como Gio Marz, que cuenta a Efe desde los aledaños del muelle angelino que las colas en las terminales para recoger los cargamentos sobrepasan fácilmente las 10 horas.

“Hay muchísima congestión: se ve muchas veces que los conductores llegan a las 10 de la mañana y se van a las 8 o 9 de la noche con una sola carga”, explica Marz, camionero y director de operaciones de la empresa de transporte de carga Atlas Marine, mientras algunas grúas mueven contenedores detrás suyo.

En su opinión, el principal problema radica en el “gran aumento” del comercio electrónico durante la pandemia, que creció un 4 % a nivel global según cifras de las Naciones Unidas, y en la falta de bastidores o chasis, el elemento estructural de los camiones diseñado para soportar y transportar el cargamento.

¿FALTA DE CAMIONEROS O DE CHASIS?

Este último punto contradice la versión de analistas, empresas y expertos en economía en EE.UU., que consideran que una de las mayores dificultades para la cadena de suministro es la falta de transportistas.

Esta narrativa “menosprecia” el esfuerzo de los camioneros, según Marz, que asegura que están presentes en las terminales para descargar los productos a pesar de las dificultades actuales.

Si bien el vicepresidente de políticas de cadena de suministro de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, John Drake, reconoce la entrega de los transportistas y coincide con la falta de chasis, también explica que el país perdió unos 100.000 camioneros en activo durante la pandemia tras el cierre de muchas empresas de transporte, según cifras oficiales.

“Esa es parte de la razón por la que estamos viendo esta acumulación de contenedores en los puertos, porque simplemente no existe la capacidad en forma de conductores, trabajadores del puerto y de almacenes para mover la cantidad de mercancías que están entrado”, resume Drake en una entrevista con Efe.

Pero para él también han tenido un gran impacto los cambios de patrones de comportamiento de la sociedad durante la pandemia, ya que las personas desviaron su dinero destinado a viajes, entretenimiento físico y restaurantes hacia las compras en línea, multiplicando el crecimiento de la demanda de comercio electrónico.

“NO HAY FALTA DE MANO DE OBRA, HAY FALTA DE PUESTOS DE CALIDAD”

En otra terminal del puerto de Los Ángeles atiende a Efe Adán Álvarez, el portavoz en esta zona portuaria del sindicato Teamsters, que representa 1,4 millones de trabajadores en EE.UU. de la industria del transporte y almacenes.

“No hay falta de mano de obra, sino que hay falta de puestos de trabajo de calidad”, defiende Álvarez, que critica que la industria del transporte “ha explotado a los trabajadores por varias décadas”.

Según su relato, la mayoría de las empresas de transporte de carga que operan en los puertos de Los Ángeles y Long Beach prefieren trabajar con conductores autónomos para no soportar el costo de tenerlos en nómina.

Por primera vez en la historia, sin embargo, Álvarez celebra que estas compañías “están viéndose en una situación que tienen que atraer empleados”, lo que “ha dado una oportunidad a los trabajadores para exigir mejores condiciones”.

SOLUCIONES PARA ALIVIAR LA CONGESTIÓN

Este cúmulo de circunstancias, tanto a nivel macro como micro, ha creado la tormenta perfecta para que EE.UU. se vea ante la primera gran crisis de abastecimiento en la era moderna de la cadena de suministro global.

Ahora la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, y las autoridades portuarias intentan solucionar a contrarreloj este apuro antes de que se convierta en una hecatombe.

La última medida, anunciada este jueves por Biden, consiste en mantener abiertos y operativos los puertos de Los Ángeles y Long Beach durante todas las horas de cada día, 24/7, para hacer frente a una situación sin precedentes.

Este anuncio, según Biden, “tiene el potencial de cambiar las reglas del juego” de un sector que es clave para el funcionamiento del día a día de Estados Unidos.

Aun así, el puerto de Los Ángeles no empezará a operar de inmediato en todas las horas del día, según su director ejecutivo, Gene Seroka.

“Esto no es como apagar y encender un interruptor de luz: hay que resolver problemas individuales para que la operación 24/7 tenga fluidez”, señaló este jueves en una rueda de prensa Seroka, que optó por no dar una fecha estimada del inicio de este nuevo horario.

Fuente: EFE

Comparte esta noticia!

Destacadas

Caída de Otoniel es el golpe más grande al narcotráfico desde Pablo Escobar, dice presidente colombiano

Publicado

on


La captura de Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”, el narcotraficante más buscado de Colombia, es el golpe más grande al narcotráfico desde la caída de Pablo Escobar en 1993, aseguró este sábado el presidente Iván Duque.

“Este es el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar”, aseguró Duque en una declaración que dio en la base militar de Tolemaida, en el centro del país, para confirmar la detención del líder del Clan del Golfo.

Duque explicó: “Se ha adelantado una operación conjunta articulada y meticulosa con el nombre de Operación Osiris y en esta operación ha sido capturado Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, el máximo cabecilla del Clan del Golfo”.

Para el Gobierno Nacional, “Otoniel” era uno de los narcotraficantes más buscados del país y ofrecía una recompensa de hasta 3.000 millones de pesos (casi 800.000 dólares) por su cabeza; mientras que para EE.UU. —que lo tiene en la “Lista Clinton”— se trata de uno los más peligrosos narcotraficantes y blanqueadores de dinero en el mundo, por quien ofrecía hasta 5 millones de dólares.

El presidente aseveró que alias “Otoniel” era “el narcotraficante más temido en todo el mundo”, y también es un “asesino de policías, de soldados, de líderes sociales, además de reclutador de menores”.

El jefe narcotraficante, que llevaba meses cercado y asediado por el Ejército y la Policía en el Urabá, en el noroeste del país, fue capturado en una zona remota, cerca del Nudo de Paramillo, entre dos cerros, según informó la Policía.

“Otoniel” aparece en imágenes divulgadas por distintos medios sonriente, vestido con pantalón y camiseta negra y con la manos atadas a la espalda, cuando es conducido por soldados armados con fusiles luego de bajar de un helicóptero militar.

EL FINAL DEL CLAN DEL GOLFO

Además, la captura del líder de este grupo, la mayor banda criminal del país dedicada al narcotráfico, supone “el final del Clan del Golfo”, según Duque.

“A todos los que han pertenecido a esta estructura criminal el mensaje que les envío es claro y contundente: o se someten a la Justicia de inmediato o les caerá de la misma manera todo el peso de la ley”, amenazó el presidente.

Según el Gobierno colombiano, el Clan del Golfo —grupo surgido de la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)— es responsable del envío de toneladas de cocaína a Estados Unidos, así como de montar una red criminal dedicada a cobrar extorsiones a empresarios y comerciantes en la región de Urabá, fronteriza con Panamá, y en la costa Atlántica principalmente.

Alias “Otoniel” era buscado intensamente desde 2015 en la región de Urabá por miles de policías y militares participantes en las dos fases de la “Operación Agamenón”, mediante la cual fueron abatidos y capturados decenas de hombres a su mando y se incautaron toneladas de cocaína.

Además de ser acusado de narcotráfico y pertenencia a banda criminal, el presidente subrayó hoy que también es un “abusador de menores” y “se le conoce también por esta demencia que lo llevó a abusar de manera recurrente de niños, niñas y adolescentes”.

Sobre él pesan órdenes de extradición, que el Gobierno trabajará para responder, “sin que esto sea obstáculo para que también se conozca toda la verdad sobre el resto de los crímenes en el país”, agregó el presidente.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas

Baldwin fue avisado de que la pistola no tenía balas, según la nota judicial

Publicado

on


El actor Alec Baldwin, que mató accidentalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante el rodaje de una película en EE.UU., fue avisado de que la pistola de utilería que utilizó no tenía balas, según la declaración jurada en poder del tribunal del condado de Santa Fe, en el estado de Nuevo México.

“Pistola fría”, gritó el director asistente de la producción, Dave Halls, cuando le pasó a Baldwin el arma, como se conoce en la jerga cinematográfica las pistolas que no cuentan con munición real, de acuerdo con los documentos conocidos hoy.

Sin embargo, la pistola estaba cargada por lo que cuando el actor disparó murió accidentalmente la directora de fotografía Halyna Hutchins, mientras que el director de la cinta, Joel Souza, resultó herido.

Baldwin estaba rodando “Rust”, un “western” que se filmaba en un rancho cercano a Santa Fe, en Nuevo México (sur de Estados Unidos).

Este sábado, el director del filme, Joel Souza, se mostró “destruido” por la muerte de Halyna Hutchins, al destacar que era una directora de fotografía “increíblemente talentosa”.

El incidente ocurrió el jueves en el Rancho de Bonanza Creek, un escenario al que suelen desplazarse numerosas producciones de Hollywood.

Por el momento, las autoridades descartan presentar cargos criminales y están entrevistando al equipo del filme con el fin de esclarecer los hechos.

La compañía encargada del rodaje, en el que Baldwin ejerce como protagonista y productor, emitió un escrito que decía que el equipo completo se encuentra “devastado” por lo sucedido y se comprometía a ofrecer ayuda psicológica a todas las personas relacionadas con la filmación, que se suspenderá de manera indefinida.

Este viernes, no obstante, se conoció que varios empleados del rodaje protestaron por supuestas malas condiciones laborales y falta de seguridad.

Según fuentes citadas por el diario Los Ángeles Times, media docena de asistentes y operadores de cámara dimitieron en bloque el día del fatal accidente, ya que en las jornadas previas hubo problemas con ese mismo arma, que en su opinión no estaba correctamente supervisada.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas