Síguenos:

Destacadas

“Yo tengo amigos, pero no cómplices”

Publicado

on

 

Por Fernando Peña

Se refiere el presidente Luis Abinader a los funcionarios de su gobierno, advierte que no le temblará el pulso para tomar acciones si alguno de sus funcionarios comete acto de corrupción.

A pesar de la frase y acciones del presidente, a la gente le embarga la duda, es que, a los políticos de nuestro país, desde siempre han decidido que lo prioritario es sus intereses, los votos y no las personas.

Por sus intereses los políticos han dejado de lado el bien común.

En las elecciones pasadas dije en unos de mis artículos que el triunfo de Luis Abinader y su nuevo gobierno significarían la liquidación, o el intento, de liquidación de una época y el liderazgo político tradicional, Leonel, Danilo e Hipólito.

Dije que Luis Abinader sería el representante de una claque, un grupo que marcaría un antes y un después, que perseguiría hasta la muerte a Danilo Medina y su partido.

Sobre esa base, aprovechando el disgusto, rechazo, el hastío de los años de gobiernos del PLD, de su corrupción, que las hubo, montaron su esquema de CAMBIO.

Hasta ahora el escenario va saliendo bien.

Leonel se resiste, y anda recorriendo todo el país para no perecer.

Hipólito con astucia se mueve, sabiendo que sobre el pende el hacha de su liquidación política.

Danilo se reguarda, como fino estratega mueve su gente, su partido, dando aleteo en medio de la feroz persecución contra los suyos.

A la ciudadanía le preocupa la corrupción, mas como tema de política, que como real conciencia de ser seguidores de la ética y buen comportamiento de la cosa pública. Es tan asi, que cuando un familiar o amigo ocupa una función pública, sino roba, se hace rico, si queda mal económicamente después de ocupar su función le tildan de pendejo y pariguayo, le retiran su amistad y le hacen burla. Es el miedo a ser públicamente honesto.

Esa es la triste realidad. Porque el dame lo mío, el clientelismo ha sido arraizado en la mente y comportamiento del dominicano que en su mayoría no tiene formación, conciencia y vive en condiciones de precariedad material y económica.

Es que hay cosas que las explica, en la política, la conducta de la gente.

Y eso no cambiará de la noche a la mañana, ni con frases, ni con persecución selectiva.

Aquí los políticos y partidos premian al tránsfuga, al que tiene dinero, no importa la procedencia, porque el objetivo no es la gente, es llegar, sus intereses.

Muestras tenemos de sobra en las elecciones pasadas e incluso de gran relevancia en el propio entorno del presidente Luis Abinader y su partido.

Creo que la conciencia política y actuación ciudadana, es lo que funciona.

Observen un elemento, la mayor parte de las denuncias sobre corrupción no provienen de los organismos fiscalizadores, sino del escándalo mediático.

Otra es que la  lucha anticorrup[1]ción Luis Abinader no la pone que sea vista como política de Estado, no se ve que construya una  especie de agenda ética de la democracia.

El compor[1]tamientos ilícitos, empieza por el dinero que pide o se le ofrece a  un policía de tránsito para evitar que nos multe, hasta la transfe[1]rencia de millones para que alguna autoridad tome o  deje de tomar cierta decisión.

Según una encuesta conducida por el Barómetro global de corrupción, la cuarta parte de todas las personas que en algún momento de su vida han tenido contacto con un agente de policía ha pagado una coima. Leemos

Una lucha eficaz contra la corrup[1]ción tiene que intervenir en todos sus aspectos, empezando por la sensibilización de cada uno y la toma de conciencia de que ciertos comportamientos considerados inocuos son en realidad  actos ilícitos.

Si la ley es aplicada para todos, sin atacar solo a un bando político, si se aplicara con los mismos estándares para todos, si la impunidad deja de ser una opción, entonces, y solo entonces será posible derrotar la corrupción y ahí empezaremos el verdadero desarrollo.

No obstante, aun con sus debilitadores e imparcialidad la cooperación y asistencia entre autoridades judiciales, la voluntad del presidente Luis Abinader de atacar, así como la implemen[1]tación de medidas a escala nacional son positivas, fundamentales  para luchar de manera eficaz contra el crimen y la corrupción.

Ahí cobra fuerza la frase del presidente Luis Abinader: “Yo tengo amigos, pero no cómplices”.

Es necesaria una política de Estado en materia de corrupción, más que una lucha personal e individual del primer mandatario, ello implicaría que sea asumida por las instituciones nacionales, que se busque la unidad de los sectores nacionales, políticos, partidos, lideres, empresarios, iglesias, universidades, que sea llevada a la mesa del Dialogo Nacional.

No es solo la activación del sector represivo en la lucha contra la corrupción. No. Eso solo crea show mediático y vedetismo.

Debería aprovecharse que este presidente Luis Abinader tiene la fortaleza, el coraje, la fuerza, la convicción de ataca a la corrupción; y que sea general, integral, que sea con un plan, que sea con voluntad política de todos los líderes y partidos, si no es así ninguna acción valdrá la pena, y no tendrá resultados a futuro.

El político, el partido, el líder que no se suma a esa voluntad quedaría mal parado.

En definitiva, detrás de la política están siempre los hombres y las mujeres de la sociedad, y detrás la política está una voluntad institucional que persigue y que debe perseguir el bien público.

Ese es el punto nodal de toda una línea que debería postular las políticas de Estado contra la corrupción.

La corrupción pública es un delito de Estado, un crimen de Estado.

Comparte esta noticia!

Destacadas

El Gobierno asegura ha ahorrado RD$ 27,000 millones por disminución del gasto público

Publicado

on

De enero a septiembre del año 2021 el gasto público se ha disminuido en un 255%, lo que representa un ahorro de RD$ 27,000 millones.

Así lo estableció Luis Abinader durante su alocución a la nación esta noche en momentos cuando la ciudadanía se mantenía en expectativa por el tema de la reforma fiscal.

El primer mandatario de la nación detalló algunos de los puntos claves con los que, a su juicio, ha bajado la deuda: la publicidad y la propaganda en el Gobierno bajó un 70%.

Las partidas de uso discrecional presentan una reducción del 2,648% en comparación con el período de enero a septiembre del 2020. Se redujeron los viáticos a personas en función diplomática y consular a un 87%, estableció el jefe de Estado.

Además, se disminuyó un 143% el gasto de las dietas de alimentos y bebidas, informó el Presidente.

Reproductor de vídeo

Abinader dijo además que dentro de eso 27 mil millones de pesos que el Estado se ha ahorrado se deben porque también se redujeron las compras de muebles y equipos de oficinas, con un 479%.

“La única reforma que vamos a emprender ahora es la de continuar apostándole al crecimiento y a la inversión para que los beneficios lleguen a cada dominicano y dominicana”, aseguró Abinader.

Se recuerda que hace varios días el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, aseguró que el discurso de Abinader traería “mucha tranquilidad” a la nación.

Más temprano, como parte de los aportes que ha hecho el Gobierno, el ministro de Economía, Miguel Ceara Hatton, aseguró que en comparación con el año 2020, a agosto del 2021 la deuda pública ha bajado cinco puntos

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas

Economistas ven positivo no aplicar reforma fiscal ahora, pero Hebrard advierte es necesaria

Publicado

on

Por Corina Rosario.- El economista Henri Hebrard calificó como positiva la decisión que tomó el presidente Luis Abinader de no continuar con los planes de aplicar una nueva reforma fiscal para generar tranquilidad en la población, sin embargo advirtió, que en un plazo no muy largo, será necesaria, si el gobierno quiere que la economía continúe creciendo.

Hebrard considera que existen otros temas como el de la inflación, los precios de los combustibles y los alimentos, que se constituyeron en un obstáculo para hablar de reforma tributaria y más allá, cargar a los dominicanos con aumento de impuestos.

Resaltó que, “lo que pasa es que no era el momento, ni tampoco lo que se proponía, hay que concentrarse en la recuperación del crecimiento, de los empleos, ver como mitigar el tema de inflación que está acabando con la gente.”

Sin embargo, dijo que esta es una decisión adecuada a corto plazo, por la realidad de la sostenibilidad económica, que implica una reforma fiscal en algún momento.

A Hebrard le preocupa que mientras más tiempo pase para ejecutar la reforma, será más difícil llevarla a cabo, por ser esta la segunda vez que el presidente Abinader recula.

“Si no se logra hacer una reforma que entre en el presupuesto modificado del 2022, ya no habrá una reforma fiscal.” Agregó.  

Reiteró que si el “Gobierno del Cambio”tiene la intención de que la economía dominicana continúe creciendo, la reforma fiscal será necesaria.

Lo que piensa el economista Julio Santana

Por otro lado, a juicio del economista Julio Santana, si el primer mandatario no desestimaba el intento de aplicar una nueva reforma tributaria, no solo iba a sacrificar el capital político, sino que terminaría alentando una crisis en ciernes con impredecibles impactos sociales.

De acuerdo a Santana, a una economía que apenas comienza a sacar cabeza, no se le pueden imponer cargas adicionales, dejando espacios vitales de ahorro y nuevos ingresos sin tocar.

Para Santana, “Se nos presentó un intento de financiamiento de un presupuesto altamente deficitario, con graves repercusiones sobre la clase media y determinados sectores productivos.”

Mediante una alocución transmitida por todos los medios de comunicación (radio, prensa, televisión y medios digitales) el presidente Abinader expresó que “la única reforma que vamos a emprender ahora es la de continuar apostándole al crecimiento y a la inversión para que los beneficios lleguen a cada dominicano y dominicana”.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas