Síguenos:

América Latina

Trump amenaza a China con imponer aranceles por otros US$100.000 millones

Publicado

on

WASHINGTON.- Donald Trump no echa el freno con China. Pekín advirtió el miércoles de que respondería con aranceles del 25% a productos estadounidenses por valor de 50.000 millones de dólares si Washington confirmaba los que ha anunciado por el mismo montante. Y el neoyorquino reaccionó este jueves a la “injusta represalia” pidiendo a sus asesores de Comercio que consideren la conveniencia de incorporar tasas adicionales por un total de 100.000 millones. Con el redoble de la apuesta, los tambores de una guerra comercial suenan con más fuerza.

Trump clama contra el déficit comercial de EE UU, la diferencia negativa entre lo que exporta y lo que importa, y China supone el grueso de ese desfase, 375.000 millones de los 556.000 millones. El presidente acusa a Pekín de lograr este poderío exportador a base del robo de tecnología estadounidense y otras formas de competencia desleal, así que ha activado la máquina de los aranceles. El Gobierno de Xi Jinping, por su parte, ha accionado la espiral de represalias.

“Las prácticas comerciales ilícitas de China -ignoradas por Washington durante años- han destruido miles de fábricas estadounidenses y millones de empleos estadounidenses”, dijo Trump en un comunicado. Justificó que los aranceles de 50.000 millones sobre unos 1.300 productos procedentes de China -aparatos electrónicos, productos químicos, maquinaria industrial y tecnología, entre otros- se había decidido como reparación tras una investigación del Gobierno. Esta determinó la apropiación indebida de tecnología por parte de la potencia asiática.

Sin embargo, “lejos de remediar su conducta, China ha optado por dañar a nuestros granjeros y nuestras fábricas”, lamentó el mandatario. “A la vista de la injusta represalia de China, he pedido a la Oficina Comercial de EE UU que considere si aranceles adicionales de 100.000 millones serían apropiados bajos la sección 301 [de la ley de Comercio de 1974, a través de la que ha vehiculado la investigación]”, añadió.

El Gobierno chino respondió a Estados Unidos con aranceles a 106 productos de un montante económico igual -50.000 millones- que incluyen los automóviles, los productos químicos, la soja y algunas aeronaves. Condicionó su entrada en vigor a que Washington dé marcha atrás, algo que a la luz de este último órdago de Trump no parece probable.

China limita de forma considerable los sectores en los que los extranjeros pueden invertir en el país e impone la asociación con una empresa local en otros y ni esto ni la posible apropiación tecnológica han suscitado solo críticas en EE UU. Pero Trump ha optado por ir solo en su ofensiva contra estas prácticas económicas, en lugar de buscar la complicidad de los países aliados en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años por las personas tontas o incompetentes que representaban a EE UU”, dijo Trump en Twitter. “Ahora tenemos un déficit comercial de 500.000 millones al año, con robo de propiedad intelectual de 300.000 millones. ¡No podemos permitir que continúe!”, dijo el presidente el miércoles. Las tarifas anunciadas por parte de China le enfrentarán a los intereses de algunas regiones agrícolas que son su feudo electoral.

Al margen de esta oleada de aranceles que ambas potencias han anunciado, hay otras de menor calibre ya oficializadas. Las de Washington incluyen los impuestos al acero y aluminio chinos por 3.000 millones y las de Pekín la carne de cerdo, ciertas frutas, vino y tubos de acero por el mismo valor.

Pese al conflicto económico, Trump se ha mostrado muy amigable con Xi Jinping, a quien ha elogiado de forma entusiasta. Además, China ha apoyado a EE UU en la estrategia de más mano dura con Corea del Norte, cuyo régimen se ha mostrado abierto a negociar una desnuclearización. La del déficit comercial, sin embargo, es una batalla que Trump parece dispuesto a dar hasta el final y que, cuando empiece a cristalizar, puede tener efectos globales.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo
Anuncio

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Haz tu comentario

América Latina

Cuba no permitirá “una internet paralela” de EEUU, dice viceministro

Publicado

on

Cuba no permitirá que Estados Unidos habilite “una internet paralela”, como pretende la administración del Joe Biden, por considerar que sería un acto de “injerencia”, dijo este martes un alto funcionario cubano.

“Estados Unidos lo que quiere es brindar una internet paralela a nuestro país (…), y realmente nosotros no vamos a permitir esa injerencia, porque estaría violando no sólo nuestra Constitución, sino también el propio preámbulo de la Constitución de la Unión internacional de Telecomunicaciones (UIT)”, dijo el viceministro cubano de Comunicaciones, Wilfredo González, en una entrevista con la AFP.

El viceministro precisó que la iniciativa de Washington “estaría violando el ciberespacio” de Cuba, lo que “sería inaceptable”.

“Estamos en la posición de evitar cualquier tipo de acciones de este tipo”, enfatizó González, tras preguntarse en qué otro “país del mundo existe una internet paralela”.

Respecto a la críticas que ha desencadenado la aprobación y puesta en vigor este martes del primer reglamento cubano de ciberseguridad, que tipifica delitos como la “subversión social” en la red, González defendió el derecho de la isla de “establecer sus propias regulaciones y reglamentaciones” para el uso de internet y la redes sociales bajo los principios de la UIT.

Esta norma “amplía la posibilidad de trabajar ante cualquier incidente de ciberseguridad” y “el mal uso de las tecnologías en el ciberespacio”.

El Senado de Estados Unidos aprobó el martes pasado una enmienda que crearía un fondo destinado a desarrollar y desplegar la tecnología existente con el objetivo de proveer de internet a los cubanos.

Durante las históricas protestas que sacudieron a la isla el 11 y 12 de julio, el gobierno cubano cortó el internet móvil unos cinco días. El presidente Biden anunció entonces que su gobierno estudiaba cómo podía restaurar la conectividad.

“Estados Unidos está utilizando internet como un arma para agredir a nuestro país”, denunció González. Destacó que esa política de Washington es “de doble moral”, porque “bloquea” por un lado y “genera una subversión en el ciberespacio” por el otro.

El internet móvil, que llegó a Cuba apenas en 2018, se ha convertido en el gran aliado de organizaciones ciudadanas para expresar sus demandas y fue vital el 11 de julio cuando las manifestaciones se reprodujeron de manera masiva en las redes en toda la isla.

Según el viceministro, más de 7,7 millones de cubanos, más del 68% de la población, acceden a internet.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

América Latina

Pedro Castillo asume la presidencia de Perú

Publicado

on

Lima .- Pedro Castillo asumió este miércoles la presidencia de Perú para el período 2021-2026 tras jurar el cargo ante el Congreso de la República y recibir la simbólica banda presidencial.

Castillo, ataviado con su tradicional sobrero chotano de paja y ala ancha y un terno con motivos indígenas, recibieron los símbolos del poder del Estado de manos de la presidenta del Parlamento, María del Carmen Alva.

“Juro por Dios, por mi familia, por mis hermanas y hermanos peruanos, campesinos, pueblos originarios, ronderos, pescadores, docentes, profesionales, niños, jóvenes y mujeres, que ejerceré el cargo de presidente de la República por el periodo 2021-2016 . Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución “, afirmó el maestro rural.

En la sobria estuvieron presentes todos los representantes de los poderes del Estado y el Congreso en pleno, así como familiares cercanos del mandatario.

También asistieron invitados como el rey de España, Felipe VI, y los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque, y Ecuador, Guillermo Lasso.

MOMENTO CRÍTICO

Castillo asume la presidencia en un momento crítico para el Perú, asolado por la crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia de covid-19 y en medio de una enorme polarización e inestabilidad política.

El profesor recibe al país con mayor mortalidad por coronavirus per cápita, con cerca de 200.000 fallecidos, y una economía que pugna por recuperarse tras contraerse un 11,8% en 2020.

El triunfo de este maestro rural de 51 años en las elecciones presidenciales, que se disputaron en dos vueltas el 11 de abril y el 6 de junio, llegó como una sorpresa para muchísimos peruanos y sobre todo ha sido un varapalo para los poderes establecidos y la política tradicional del país andino.

Perú, que esta jornada conmemora también los 200 años de su independencia, tiene en Castillo por vez primera un jefe de Estado procedente del campo andino, ajeno a sus élites políticas y centros de poder, muy inquietas ante su irrupción.

Se espera que en las próximas horas el flamante presidente, hermetismo en estas últimas semanas ha sido absoluto, anuncie su gabinete y confirme cuales serán las primeras líneas de acción de su mandato.

Durante la campaña, Castillo fue enfático en señalar la necesidad de que el Estado peruano tenga una mayor intervención en la economía e insistió en impulsar la creación de una Asamblea Constituyente para crear una nueva Constitución, propuestas que generan una amplia controversia en el país.

Las últimas encuestas señalan que Castillo es visto por los peruanos con una mezcla de esperanza (34%), incertidumbre (29%), confianza (16%) y miedo (15%).

HOSTILIDAD OPOSITORA

Castillo asume el mando también con la certeza de que no tendrá “luna de miel” entre sus opositores, que ya desde la noche del 6 de junio, cuando se comenzó a vislumbrar su triunfo sobre la candidata derechista Keiko Fujimori, comenzó a sembrar dudas sobre su legimitidad y su victoria.

Fujimori denunció durante semanas, sin pruebas fehacientes, la existencia de un “fraude” cometido a manos de Castillo y su partido, Perú Libre.

Ese “fraude” es inexistente para la Justicia peruana y para la comunidad internacional, pero dilató por mes y medio la proclamación de Castillo con más de un millar de demandas y recursos legales sin sustento.

Desde sectores de la derecha política y mediática se llegó a instar incluso a las Fuerzas Armadas a rechazar al mandatario y dejar la presidencia del Perú en manos del presidente del Congreso, lo que en la práctica hubiera sido un golpe de Estado.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas