Síguenos:

Destacadas

Familias barrio Kosovo esperan por reubicación

Publicado

on

Puerto Plata.- Entre los montones de desperdicios, hacinados y comiendo de la basura del vertedero, así viven algunas de la familias desalojadas en septiembre del 2015 del improvisado barrio Kosovo para dar paso a la ampliación en la carretera Maimón hasta Puerto Plata.

Y es que a dos años y seis meses de ser sacados, los afectados permanecen a la espera de una reubicación en el proyecto habitacional que levanta el gobierno a la entrada al municipio de Luperón.

Una gran parte de los afectados decidió marcharse a casas de amigos en otro lugar y dejar el local en el cual se mantuvieron atrincherados.

Actualmente, 13 familias ocupan el viejo espacio, así como casuchas improvisadas, levantadas con cartón y madera.

Carolina Cuello Cabrera, recuerda como ahora cuando aquel 26 de septiembre del 2015, las fuerzas policiales cargaron con todos sus ajuares y destruyeron las viviendas en donde llevaban prácticamente dos décadas habitando.

“Lo que más me preocupa, es el asunto de las casas, el gobierno está construyendo solo 70 viviendas en el proyecto habitacional y somos 180, por lo que no sé lo que harán con los otros”, apunta Cuello Cabrera.

La situación de miseria, obliga a que algunos tengan que acudir al basurero municipal levantado a la entrada a Magiolo para rescatar los trozos de alimentos que son lanzados por los camiones de los hoteles turísticos que quedan en la zona.

“Aquí debemos subsistir como se pueda, si encontramos pedazos de carne la limpiamos y la cocinamos”, apunta maría ramona Álvarez, quien enfrenta la situación de aguantar en el lugar junto a dos mellizos de cinco años y una de seis.

Para hacer valer la promesa que en ese entonces hizo el gobernador provincial, Iván Rivera, para llevarlos a un lugar seguro, las familias del barrio Kosovo han acudido a todo tipo de protesta, e incluso impedir el paso de los turistas cercanos a la zona de Cofresí.

El proyecto habitacional que levanta el gobierno se encuentra en un 80 por ciento en etapa de terminación. Cada casa, construida en block está diseñada para acoger a dos familias. Aunque el proceso avanza lento, se espera que esté listo en dos meses.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo
Anuncio

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Haz tu comentario

Destacadas

Abinader dice “vamos a limpiar la República Dominicana” de los corruptos

Publicado

on

El presidente Luis Abinader afirmó este viernes que “vamos a limpiar la República Dominicana” de los corruptos y red de crimen organizado que por años han operado con plena impunidad en el territorio nacional.

“Vamos a limpiar la República Dominicana y hoy por hoy, el país está más limpio que hace algunos años; porque esa estructura trabajó con impunidad por muchos años”, expresó.

Sobre el caso que lleva el Ministerio Público de la desarticulación de la una supuesta red internacional de tráfico de cocaína agregó que «lo que yo le reitero aquí es que caiga quien caiga, no importa, esa Operación (Falcón) va a seguir».

El mandatario aseguró que en su Gobierno no hay impunidad y no se esconden nombre, «aquí cada quien tiene que responder por sus acciones».

Asimismo, sostuvo que la presunta red que enviaba droga desde la República Dominicana hacia Puerto Rico y otros países, operaba desde hace varios años a la sombrilla de la impunidad, pero que durante su mandato no se permitirá la impunidad.

Afirmó que para ganarle la batalla a las estructuras criminales toma tiempo, pero lo va a lograr.

Puede leer más: Operación Falcón| Nuevas pruebas vincularían a otras tres personas

Más temprano, el obispo de La Vega, monseñor Héctor Rafael Rodríguez, ofició la eucaristía en el Santuario Nuestra Señora de Las Mercedes, patrona del pueblo dominicano e hizo referencia sobre los más recientes casos de corrupción en la República Dominicana.

En la eucaristía, que contó con la presencia del presidente Luis Abinader, el religioso dijo que el desarrollo de un país no puede construirse a «contra pelo» de algunos que hacen negocios turbios por el sangrado que genera la corrupción.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas

“Yo tengo amigos, pero no cómplices”

Publicado

on

 

Por Fernando Peña

Se refiere el presidente Luis Abinader a los funcionarios de su gobierno, advierte que no le temblará el pulso para tomar acciones si alguno de sus funcionarios comete acto de corrupción.

A pesar de la frase y acciones del presidente, a la gente le embarga la duda, es que, a los políticos de nuestro país, desde siempre han decidido que lo prioritario es sus intereses, los votos y no las personas.

Por sus intereses los políticos han dejado de lado el bien común.

En las elecciones pasadas dije en unos de mis artículos que el triunfo de Luis Abinader y su nuevo gobierno significarían la liquidación, o el intento, de liquidación de una época y el liderazgo político tradicional, Leonel, Danilo e Hipólito.

Dije que Luis Abinader sería el representante de una claque, un grupo que marcaría un antes y un después, que perseguiría hasta la muerte a Danilo Medina y su partido.

Sobre esa base, aprovechando el disgusto, rechazo, el hastío de los años de gobiernos del PLD, de su corrupción, que las hubo, montaron su esquema de CAMBIO.

Hasta ahora el escenario va saliendo bien.

Leonel se resiste, y anda recorriendo todo el país para no perecer.

Hipólito con astucia se mueve, sabiendo que sobre el pende el hacha de su liquidación política.

Danilo se reguarda, como fino estratega mueve su gente, su partido, dando aleteo en medio de la feroz persecución contra los suyos.

A la ciudadanía le preocupa la corrupción, mas como tema de política, que como real conciencia de ser seguidores de la ética y buen comportamiento de la cosa pública. Es tan asi, que cuando un familiar o amigo ocupa una función pública, sino roba, se hace rico, si queda mal económicamente después de ocupar su función le tildan de pendejo y pariguayo, le retiran su amistad y le hacen burla. Es el miedo a ser públicamente honesto.

Esa es la triste realidad. Porque el dame lo mío, el clientelismo ha sido arraizado en la mente y comportamiento del dominicano que en su mayoría no tiene formación, conciencia y vive en condiciones de precariedad material y económica.

Es que hay cosas que las explica, en la política, la conducta de la gente.

Y eso no cambiará de la noche a la mañana, ni con frases, ni con persecución selectiva.

Aquí los políticos y partidos premian al tránsfuga, al que tiene dinero, no importa la procedencia, porque el objetivo no es la gente, es llegar, sus intereses.

Muestras tenemos de sobra en las elecciones pasadas e incluso de gran relevancia en el propio entorno del presidente Luis Abinader y su partido.

Creo que la conciencia política y actuación ciudadana, es lo que funciona.

Observen un elemento, la mayor parte de las denuncias sobre corrupción no provienen de los organismos fiscalizadores, sino del escándalo mediático.

Otra es que la  lucha anticorrup[1]ción Luis Abinader no la pone que sea vista como política de Estado, no se ve que construya una  especie de agenda ética de la democracia.

El compor[1]tamientos ilícitos, empieza por el dinero que pide o se le ofrece a  un policía de tránsito para evitar que nos multe, hasta la transfe[1]rencia de millones para que alguna autoridad tome o  deje de tomar cierta decisión.

Según una encuesta conducida por el Barómetro global de corrupción, la cuarta parte de todas las personas que en algún momento de su vida han tenido contacto con un agente de policía ha pagado una coima. Leemos

Una lucha eficaz contra la corrup[1]ción tiene que intervenir en todos sus aspectos, empezando por la sensibilización de cada uno y la toma de conciencia de que ciertos comportamientos considerados inocuos son en realidad  actos ilícitos.

Si la ley es aplicada para todos, sin atacar solo a un bando político, si se aplicara con los mismos estándares para todos, si la impunidad deja de ser una opción, entonces, y solo entonces será posible derrotar la corrupción y ahí empezaremos el verdadero desarrollo.

No obstante, aun con sus debilitadores e imparcialidad la cooperación y asistencia entre autoridades judiciales, la voluntad del presidente Luis Abinader de atacar, así como la implemen[1]tación de medidas a escala nacional son positivas, fundamentales  para luchar de manera eficaz contra el crimen y la corrupción.

Ahí cobra fuerza la frase del presidente Luis Abinader: “Yo tengo amigos, pero no cómplices”.

Es necesaria una política de Estado en materia de corrupción, más que una lucha personal e individual del primer mandatario, ello implicaría que sea asumida por las instituciones nacionales, que se busque la unidad de los sectores nacionales, políticos, partidos, lideres, empresarios, iglesias, universidades, que sea llevada a la mesa del Dialogo Nacional.

No es solo la activación del sector represivo en la lucha contra la corrupción. No. Eso solo crea show mediático y vedetismo.

Debería aprovecharse que este presidente Luis Abinader tiene la fortaleza, el coraje, la fuerza, la convicción de ataca a la corrupción; y que sea general, integral, que sea con un plan, que sea con voluntad política de todos los líderes y partidos, si no es así ninguna acción valdrá la pena, y no tendrá resultados a futuro.

El político, el partido, el líder que no se suma a esa voluntad quedaría mal parado.

En definitiva, detrás de la política están siempre los hombres y las mujeres de la sociedad, y detrás la política está una voluntad institucional que persigue y que debe perseguir el bien público.

Ese es el punto nodal de toda una línea que debería postular las políticas de Estado contra la corrupción.

La corrupción pública es un delito de Estado, un crimen de Estado.

Comparte esta noticia!
Continuar leyendo

Destacadas